Hay personas que nos tocan el alma

Hace tiempo no escribía en mi blog. He estado ocupada, es la realidad. Quiero cerrar esta semana con una reflexión por los momentos felices donde he sentido mi espiritualidad elevarse. Desde que tuve el COVID-19 mi vida dio un giro de 360 grados. Tuve temor y estuve en una etapa oscura pero poco a poco fue recuperándome y hoy puedo decir que me siento bien. No solo eso, sino todas las experiencias que llegan a nuestra vida que nos hace fuerte porque se trata de seguir nadando o hundirse.

Les cuento, esta semana estuvo llena de momentos bellos junto a personas maravillosas. Te ha pasado que a veces hablas con personas y conectas con esa persona de una manera especial porque pareciera que esa corta conversación fuera necesaria tanto para esa persona como para uno mismo. Estoy segura de que sí. Ese tipo de manifestaciones me encanta, me llenan de alegría y me confirman lo maravilloso que es Dios.

Conocí una señora que me estaba atendiendo y resultó que había acabado de recuperarse del COVID-19 después de 40 días hospitalizada. Aquella conversación que tuve con ella me energizó. Claro, sentí admiración por ella y tuve que decírselo porque a sus 65 años tiene una energía increíble. Hablamos mucho, pero coincidimos en el poder de la oración y me llenó de alegría verla sonreír porque me mencionó que creía que no iba a vivir y finalmente ya estaba de regreso a su trabajo.

La semana continuó y seguí topándome con personas increíbles. Yo digo, personas con “aura verde”, esas personas que disfrutan del equilibrio y armonía, que se sienten seguros y contentos con la vida, a pesar de lo que hayan vivido. Conocí a un chico que en el poco tiempo que hablamos, me motivó y también tocamos el tema de la espiritualidad. Una vez más confirmé que la cosas no suceden por casualidad.

No se los niego, me encanta conectar con las personas, conocer culturas, y el pensar distinto de cada ser. Soy bastante abierta y con esto me refiero a estar abierta a la vida, a las experiencias, a los demás, la clave para alcanzar nuestro potencial como seres humanos.

También, hablé con una persona que resultó ser mi vecina y ha perdido muchos seres queridos a consecuencia del COVID-19. Me transmitió paz, pude notar la mujer fuerte que es. Podría contarles una historia sobre todas las almas que conocí en esta semana, pero quiero hacer un resumen sobre estas experiencias y compartir contigo parte de lo que reflexioné.

A veces, cuando menos te lo imaginas, puede llegar cualquier persona de la nada y recordarte lo valioso que eres, decirte lo que necesitabas escuchar e impulsarte a seguir adelante. ¡Oye! Porque no somos de palo, somos humanos y pasamos por momentos difíciles donde hemos sentido que todo este perdido y no es así.

Cuando pienses que eres el único que pasa por situaciones, recuerda que hay muchas otras almas luchando y pasando por muchas situaciones también. No eres el único. No estás solo.

No podemos culparnos por expresarnos tal como somos porque todos tenemos algo bueno que ofrecer, es bueno practicar la compasión por los demás. Vivimos en un mundo donde prácticamente, nadie expresa. Son pocas las personas con empatía.  

Sin duda alguna, me siento contenta desde que decidí vivir en gratitud, dar contantes gracias por todo y confiar en Dios. He podido ver milagros manifestarse y lo único que puedo decir es que es hermoso. Los cambios, traen sus recompensas.

¡Enfócate en ti! Solo tú puedes cambiar y transformarte en lo que deseas transmitir. 

Te comparto un versículo que me gustó:

Romanos 12:15

Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran.

Un abrazo,

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s