Mi abuela me heredó lo mejor

Las abuelas son las voces del pasado y los ejemplos del presente. Ellas abren las puertas del futuro. – Hellen Ketchum

En febrero de 2021 mi abuela materna se fue a morar con Dios. Aún no lo creo porque nunca estamos preparados para dejar ir, para ver partir un ser que tanto amamos. Esta publicación es un homenaje a mi abuela porque ella era merecedora de todo. Les cuento. Mi abuela Elisa tenía casi 90 años. Hace casi dos años viajé a Puerto Rico para estar con mi familia y cuando visité a mi abuela me dijo: «me estoy muriendo pará». Me sorprendió mucho. Me dijo «me siento cansada». En esos momentos, aunque lo dijo de una manera jocosa (como ella era) lo entendí todo.

Mi abuela se crio sin sus padres biológicos. A la edad de 13 años se convirtió en madre, sí, así como lo estás leyendo, a los 13 años cuando tú y yo estábamos jugando con muñecas. Pasó su vida siendo madre, tuvo 19 hijxs. ¡Wow! Hasta a mí, me sorprende. En esa época de los 30s en Puerto Rico predominaba una situación apremiante caracterizada por una crisis profunda y general. Ella me contaba las historias de ese tiempo y todo lo que tenía que hacer para subsistir. Con eso, me daba cuenta de lo fuerte y valiente que fue. Una de las cosas que más me sorprendía era cuando me contaba sobre su adicción al cigarrillo y cómo lo dejó.

Elisa, mi querida abuela era bien jocosa, madre de todxs, hasta «mami» le decían algunxs que ni parió. Una de los momentos más felices de mi vida, fue verla un mes antes de su partida y atesoro mucho ese momento y lo recuerdo con una sonrisa en mi rostro porque oré mucho. Llevaba meses deseando verla y me fui a Puerto Rico, sin pensarlo ni dos veces. La familia es más importante que el trabajo. Cuando llegué a su casita en la montaña en el Barrio Juan Asencio en Aguas Buenas, P.R., ese día algo en mi corazón me dijo que sería la última que la vería. Cualquier persona podría decir «es que estaba mayor» y aunque suena cruel es cierto, pero jamás pensé que nos dejaría tan rápido. Bueno, la vi por última vez sentada, hablando de su vida, se paró (la vi casi caerse porque estaba mareada) y siguió haciendo sus cosas. Estaba cocinando y le dije «abuela debes sentarte y descansar» y me dijo como me decía «no nena, para qué». ¡Que mujer tan valiente!

Una de las cosas que más disfruté fue esa etapa de los 90s cuando estaba creciendo y no había tecnología. Los recuerdos se quedaron impregnados en mi corazón son los mejores. Esperar la bolsita de dulces de mi abuelo, dormir con abuela, ayudarle a regar las plantas en el «batey» como ella decía. Eso era algo que amaba de ella, sus palabras «jíbaras». Verla en su ranchito preparando las viandas, preparaba una olla grande porque hasta la visita comía.

Mi abuela fue una demasiado generosa. Como era, era perfecta para mí con su batita, le gustaba andar descalza, no usaba maquillaje (solo si iba para una cita médica o a visitar un enfermo). Nunca la vi con pantalones y no era por religiosidad. Es que ella era simple, una mujer sin afanes dedicada completamente a su familia y nietos.

Cuando pienso en ella, mi india taína, la miro como una guerrera y triunfadora de la vida. Me enseñó mucho y aquí te comparto algunas:

  • Cada experiencia te hace más sabio.
  • La felicidad no radica en las cosas materiales.
  • Si la mesa está lista, comen todos.
  • Las acciones valen más que mil palabras.
  • Se debe dar gracias por todo.
  • Ser fuerte pase lo que pase.
  • Lo que uno da, te viene después de vuelta, y que compartir es recibir.
  • Quererme a mí misma.
  • El amor lo es todo.
  • Vivir sin miedo.

Se fue en paz, dormida dónde quería estar. Me hubiese gustado hacer más y que en su vida se cumplieran más cosas pero nosotros no tenemos control de eso. Tuvo la oportunidad de ver a sus hijxs antes de partir y eso me reconforta.

Escúchate y haz lo que tengas que hacer cuando sientas hacerlo porque se nos pasa la vida volando. El amor es lo más importante, eso me dejó mi abuela. La grandeza de amar.

Gracias por leerme,

Iza

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: