La Vida Laboral: 5 Lecciones Aprendidas

¡Hola! Te gradúas de la universidad con muchas expectativas. Hay que adentrarse en la vida laboral para toparse con la realidad. No pretendo ser negativa en esta publicación, pero sí realista. Como muchos de nosotros, me ha tocado enfrentar situaciones difíciles en mis experiencias laborales. Seguramente, podría escribir un libro explicando las situaciones, pero por razones personales y profesionales prefiero no entrar en detalles. No obstante, te comparto varias lecciones que he aprendido con el paso de los años. Son más pero estas son algunas de las más importantes para mi.

No te esfuerces por agradarle a todos.  Caer mal en el trabajo puede convertirse en un problema mayor porque es el lugar donde pasamos la mayoría de nuestro tiempo. Te pregunto ¿Te agrada todo el mundo? De seguro, la respuesta es NO.  Como me dijeron una vez, “no eres un billete de cien”, en esos momentos me dolió, pero es la realidad.  Por más que trates de agradarle a los compañeros de trabajo o hasta tu jefe, es imposible y está bien.

Tus compañeros no son tus amigos. ¡Suena fuerte! ¿A quién no le gusta hablar de su vida? Lo sé, pero debo decir que el primer error que cometemos es hablar demás, contarle demasiadas cosas de nuestra vida personal a los compañeros de trabajo. Hay que saber en quien confiamos porque no todos nos mostrarán las verdaderas intenciones desde el principio, como todo en la vida. Hay equipos de trabajo que son como familia, dicen, pero no siempre es el caso.

Muévete, no eres un árbol. Si estás en ese trabajo es porque vieron en ti la persona adecuada para ocupar ese puesto. No obstante, mantente aprendiendo. Ten seguridad en ti mismo, de seguro tienes muchos talentos y habilidades. No hay que creerse el mejor pero siempre se debe hacer lo mejor que se pueda. Ahora bien, si sientes que no te valoran, ve haciendo los movimientos pertinentes para salir de tu zona de confort. Hay muchas oportunidades y créeme, se pierde, pero al mismo tiempo se gana. Si el ambiente de trabajo es tóxico, no te escuchan, te critican y por más que te esfuerzas solo ven lo negativo, ahí no es.

No permitas que nadie te falte el respecto. Siempre hay una que otra persona irrespetuosa. Hay cosas que no deben tomarse personal, pero se debe saber discernir. Pon distancia y mantén tu profesionalismo. Muchas personas se aprovechan de su “poder” y creen que pueden gritarte, opinar de tu vida sin conocerte, humillarte y manipularte. Tu decides cómo reaccionar y hasta donde permites que te falten el respeto. Establece límites. Si ya has aguantado lo suficiente por mantener tu profesionalismo, no tengas miedo de hablar con tu jefe o supervisor. No permitas que continúen tratándote mal y busca la solución. Busca apoyo y si no lo consigues, recuerda que no eres un árbol.

El despido.  No caigas en depresión y permitas que tus emociones se afecten.  Puedes estar haciendo todo muy bien y no se debe pasar por alto que puede ocurrir. A veces, no se trata de ti. ¡Cuidado! Si te dejan ir, acepta lo sucedido y utiliza esto como una oportunidad para reinventarte. Trata de mantenerte positivo.

Espero que, si te aplica, estos consejos te ayuden. Hoy, puedo decir “gracias” por esas experiencias que me hicieron más fuerte. Eso es todo, te hacen más fuerte. Hay situaciones que pueden afectar tu autoestima, salud mental y demás. Saber identificar las banderas rojas a tiempo, es importante.

Te deseo que tengas un buen resto de semana.

Izamar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s