El poder de la oración

A veces me he preguntado si oro de la forma correcta. ¿Qué es orar? La oración es una acción sincera y voluntaria de comunicación con Dios.  Cuando crees en Dios, sabes que la oración es necesaria. Como dice la canción de Nancy Amancio titulada Cuando oras, cuando oras las tinieblas se van.

En esta etapa de mi vida, es cuando más he entendido lo fundamental que es ser agradecido y orar. Podemos orar en cualquier momento y lugar. Claro, orar en un lugar sin distracciones es lo mejor, pero a veces se agradece y se ora donde estemos. Lo importante es ser constantes y orar, aunque estemos “bien”, no solamente cuando tengamos dificultades.

Hace varios meses sentía algo en mi corazón. Sentía que debía viajar a compartir y ver a mi abuela materna. En esos momentos, era difícil tomar la decisión de viajar a Puerto Rico por las circunstancias. Siguieron sucediendo eventos y finalmente pudo darse el viaje. En mis oraciones le pedía a Dios que me permitiera verla una vez más, aunque tuviera que hacer sacrificios. Entonces, pude llegar hasta su hogar, verla y abrazarla sin saber que sería la última vez que la vería. Sin duda alguna, Dios contestó mi petición y muchas más porque cuando oramos con FE y creemos en lo que no hemos visto, Dios nos escucha. Debemos ser pacientes y aceptar su voluntad.

A estas alturas, no tengo duda del poder de la oración. Es una conexión espiritual especial.  Lo primero que deseo decirte es que no te juzgues ni te pongas etiquetas. Todos somos distintos. El hecho de no visitar una iglesia o seguir las reglas de ciertas doctrinas no significa que nuestra credibilidad en Dios no valga la pena. Es maravilloso creer en Dios, querer agradarle, querer ser mejor persona, orarle, adorarle y agradecerle. Por un momento, deja a un lado lo que los demás piensen y sea usted mismo. No lo piense tanto y da riendas sueltas a los deseos de su corazón.

Si no se tiene un hábito puedes comenzar por adquirir un libro que te guie espiritualmente.  Lo propia es orar de rodillas, pero se ora en el carro, en el baño, en la oficina, donde entendamos que tenemos una necesidad de orarle a Dios.

Si no practicas la FE, como quieras debes tomar tiempo de tu vida para la paz y la reflexión. Vivimos vidas tan ocupadas que nos olvidamos de tomar un momento para pensar y apreciar lo que tenemos.

Marcos 11:24 “Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.”

Hebreos 11:1 “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.”

Mateo 21:22 “Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración.”

Salmo 119:27 “Meditaré en Tus preceptos, y consideraré Tus caminos.”

1 Comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s