Mudarse no es fácil

Nadie dijo que tomar la decisión de mudarse es fácil. Puede generar mucho estrés. De antemano, será una situación que te sacará completamente de tu zona de confort. Ya sea por motivos personales o de trabajo, uno debe prepararse. Cuando estaba pequeña viví en Estados Unidos con mi mamá. Desde pequeña exploré el conocer otras culturas, adaptarme a un clima e idioma diferente.  Luego, nos mudamos a Puerto Rico y pasé el resto de mi vida hasta los 28 años.  En el 2018, tomé la decisión de mudarme a Texas.

Una de las cosas que llevan a uno a querer mudarse es el querer superase, explorar un ambiente nuevo y crecer tanto personalmente como profesionalmente. La realidad es que es un cambio radical y lleno de mucha incertidumbre.  No es lo mismo irse de vacaciones.

La tristeza es completamente normal. Mudarse es uno de los momentos más estresantes en nuestras vidas y despedirse de los familiares, amigos y lugares me generó una tristeza profunda. Establecerse tomará tiempo, al igual que la adaptación, aunque cada persona es distinta. Se debe mantener expectativas realistas y los desafíos nos estarán esperando.  Hoy en día, es fácil mantenernos en contacto con las personas, pero muchas dejarán de ser parte de nuestras vidas.

Lo primero a lo que me enfrenté fue al idioma. Puedes haber estudiado ingles toda tu vida y haberte preparado, pero no es lo mismo tener que hablarlo todos los días. Cuando llegué, apenas me atrevía a hablar ingles por miedo a que criticaran mi acento, entonces decidí dejar el miedo y creer más en mí. Aprende con los oídos y no con los ojos. Esto ha sido lo más que me ha ayudado a tener más seguridad al hablar. Definitivamente, tuve que comenzar a pensar todo en inglés.

Una de las cosas que más me ha gustado es hacer nuevas amistades. Mi primera amiga, la conocí en el aeropuerto y fue de inspiración para mí. Ella me motivó a confiar en el proceso. Socializar no es una tarea fácil y se aprende a ser muy selectivo.  En el transcurso he conocido personas extraordinarias, personas que me han apoyado y han brindado momentos muy felices. Es ahí cuando uno entiende que cada lugar, empleo, persona, en fin, todas las experiencias buenas y no tan buenas, tienen un propósito. He tenido que lidiar con muchas personas difíciles. Personas que hacen el mal y no les importa. Créeme, me han hecho más fuerte.  No podemos dejarnos vencer por el mal, al contrario.

Hay muchas cosas positivas pues los cambios, me han dado la oportunidad de reinventarme. Hay que permitirse cambiar, comenzar a tener gustos distintos, asumir los retos del presente y fluir donde la vida me lleve. Me ha encantado conocer y ayudar a personas de diferentes países y trabajar con personas de distintas generaciones.

Es importante practicar la gratitud por lo vivido y lo que está por venir, tomarse tiempo para asimilar el cambio, aceptar que es normal sentir inquietud y ejercitar la inteligencia emocional.

2 comentarios

  1. Gracias por compartir tu experiencia. De acuerdo que mudarse implica un esfuerzo grande en el marco emocional. Espero que sigas adaptándote y salgas airosa de esta decisión logrando lo que se propongan. Saludos y felicidades por el blog.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s